1 de agosto de 2017

Mientras unos quieren seguir en La Guajira, otros dicen que es mejor pasarse. Diferendo limítrofe enfrenta a los habitantes de Potrerito, comunidad Wiwa de San Juan del Cesar

"En Potrerito, un caserío ubicado a 45 minutos del corregimiento de La Junta, jurisdicción de San Juan del Cesar, se escuchan opiniones a favor y en contra del diferendo limítrofe"
"El cerro "El Tamaco" (al fondo) divide al Cesar con La Guajira. Potrerito es un caserío asentado por la etnia Wiwa"
"El centro de salud de Potrerito no cuenta con médicos permanente" 
"Escuela de Potrerito" 

@villanueva24h/ síguenos en Instagram, Facebook y Twitter

"Este pequeño poblado se localiza a pocos kilómetros de los límites entre ambos departamentos, dividido por el cerro “El Tamaco” pero situado en jurisdicción del territorio guajiro"


Potrerito, un caserío ubicado a solo 45 minutos del corregimiento de La Junta, jurisdicción del municipio de San Juan del Cesar, es uno de los asentamientos de la etnia Wiwa habitado por más de 40 familias, que ha venido siendo objeto de disputa entre los gobernadores de turno del Cesar y La Guaira por el diferendo limítrofe que hoy enfrentan.

Este pequeño poblado se localiza a pocos kilómetros de los límites entre ambos departamentos, dividido por el cerro “El Tamaco” pero situado en jurisdicción del territorio guajiro.

“Este asentamiento Wiwa anteriormente pertenecía al Cesar, mis padres sufragaban en el corregimiento de Patillal hace más de 50 años y en esa época, según mis ancestros, esto pertenecía al Magdalena Grande y luego fue dividido quedando este caserío en territorio guajiro ya que fue el primer departamento que se conformó legalmente y eso lo hizo el Agustín Codazzi”, explicó Milciades Mendoza Nieves, habitante de Potrerito.

Patrocinado por:








Según Mendoza Nieves, los limites con el Cesar los marcan “El Tamaco” y el rio San Francisco y pese a la controversia que se ha suscitado en los últimos meses, ni él ni sus coterráneos quieren pertenecer al Cesar.

“Somos territorio de La Guajira y moriremos siendo guajiros. Dependemos del municipio de San Juan del Cesar que es donde nos atienden en salud y educación, pero en sí, nos tienen un poco olvidados con el tema de las vías ya que es de difícil acceso al caserío”.

"Milciades Mendoza Nieves, habitante de Potrerito"
"Nibia Cecilia Loperena Nieves, habitante de este asentamiento Wiwa"
Por su parte Nibia Cecilia Loperena Nieves, habitante de este asentamiento Wiwa, indicó que desconocen los motivos por los cuales el Cesar “está peleando estos territorios”.

“Nosotros no nos vamos a pasar para el Cesar ya que nos acarrearía un gran perjuicio en lo que tiene que ver con salud y educación y eso sería comenzar de nuevo y yo no estoy de acuerdo con este diferendo limítrofe; quieren arrancarle a La Guajira lo que le pertenece”. Enfatizó Loperena Nieves.

La mujer también reprochó que a pesar de que reciben los beneficios en salud y educación, se sienten olvidados por el Estado debido a que no cuentan con energía eléctrica la cual deben proveerse a través de plantas eléctricas y solar.

Así mismo reiteró el mal estado de las vías de acceso, cuestionando que San Juan del cesar no invierte en construcción, reparación o mantenimiento de las carreteras.

A favor de pertenecer a Cesar

"Actual comisario de Potrerito"
El actual comisario de Potrerito rememoró las épocas en que pertenecían al Cesar y dependían del corregimiento de Patillal, por lo que no descarta la posibilidad de cambiar de ente territorial que los rija, asegurando que sería de gran beneficio para el progreso de su pueblo.

“Nosotros como comunidad Wiwa hemos estado tocando mucho este tema del diferendo limítrofe tomando algunas decisiones, se tendría que mirar muy bien que se puede hacer ante esto y siempre hemos dicho: el que le meta el pecho y quien mire por nuestra comunidad estamos dispuestos a quedarnos allí bien sea Cesar o La Guajira, donde estamos asentados como indígenas. Somos nosotros los que definimos nuestras decisiones y que de verdad los gobernantes de turno vean nuestras comunidades”, dijo el comisario.

El líder indígena critica el hecho de que La Guajira haya resuelto la crisis educativa solo a mediados de este año y en junio, cuando el Departamento contrató a los docentes, fue cuando los niños de la comunidad comenzaron su año escolar.

“En salud existe un centro asistencial que fue construido en reemplazo de la antigua sede a donde tenemos a Dusakawi, entidad de salud de los indígenas de La Guajira. Cada mes llegan los médicos a brindarnos la atención pero nosotros queremos tener un médico permanente ya que tenemos muchos niños y adultos que corren el riesgo de enfermarse”, aseveró.

Coincide con sus paisanos al expresar la molestia por las pésimas condiciones de las carreteras secundarias y terciarias que comunican al Potrerito con el resto de la región.

“Para acceder a Potrerito las vías se encuentran socavadas debido a las lluvias, y queremos que el alcalde se San Juan del Cesar nos ayude a resolver esta difícil situación y que también se nos resuelva pronto el problema del alumbrado de nuestra población y que de una u otra manera se pueda definir el diferendo limítrofe en que nosotros estamos”, agregó.
Publicar un comentario