4 de marzo de 2017

En el posconflicto 148 guerrilleros cambian el fusil por los pañales. Ochenta mujeres de las Frac en embarazo hacen parte del ‘baby boom’, la primera generación de paz

"Desde hace nueve meses los guerrilleros de las - Farc - empesaron a plantearse la opción de tener una nueva vida fuera del monte, incluso de formar sus propias familias"

Fuente Diario del Norte


"Desde hace nueve meses los guerrilleros de las - Farc - empesaron a plantearse la opción de tener una nueva vida fuera del monte, incluso de formar sus propias familias"

Un grupo de 148 hijos de guerrilleras de las – Frac –, 68 de ellos ya nacidos y 80 en gestación, constituyen la primera generación de los ‘niños de la paz’ y suponen un cambio radical en el proyecto de vida de estas mujeres antes privadas del derecho a la maternidad.

Dentro de las – Farc –, la guerrilla más antigua y numerosa de América, con casi 7 mil integrantes ahora concentrados en 26 puntos del país para dejar las armas, era un riesgo pensar en la maternidad, pero esa realidad empezó a cambiar con la firma del acuerdo de paz.

De hecho, la organización Women’s Link Worldwide pidió en Febrero del 2016 a la justicia colombiana juzgar a miembros de una de las estructuras de las – Farc – por cometer  un “crimen de guerra” y una “grave violación a los derechos humanos” al haber causado al menos 150 abortos.

 

Un mensaje de la Policía Nacional





También el Gobierno Español aprobó el pasado 27 de Enero la extradición de Héctor Albeidis Arboleda, acusado de practicar 300 abortos forzados a guerrilleras, muchas de ellas menores de edad, y con embarazos de hasta ocho meses, en medio de la selva y sin anestesia.

Sin embargo, desde que se declaró el cese al fuego bilateral y definitivo, el 29 de Agosto del 2016, la cúpula de la guerrilla levantó la prohibición de las mujeres de quedar embarazadas, vigente desde 1992, y con ello se dio paso al ‘baby boom’ de las – Farc –.

“Desde hace nueve meses los guerrilleros empezaron a plantearse la opción de tener una nueva vida, incluso de formar una familia, porque hasta ese momento su más importante proyecto era no morir en el combate diario”, explicó en entrevista el psicólogo e historiador, Juan Pablo Aranguren.

Para Aranguren, profesor de la Universidad de Los Andes, el incremento de embarazos evidencia un “cambio de experiencia”, toda vez que para muchas resulta más interesante hacer parte del mundo bélico que de la sociedad civil por falta de garantías que conllevaba en materia de salud, empleo, vivienda y educación.

Y es que, aunque de entender para el común de la gente, para muchos guerrilleros era mejor opción empuñar un arma que alguna de las pocas opciones laborales disponibles para las personas de bajos recursos económicos en el país.

Estos combatientes “encontraron en las – Farc – la posibilidad de hacer parte de un colectivo, de tener respaldo frente a sus acciones, y de  sentirse cuidadas. Además, a diferencia de lo que ocurre en otros ámbitos, las mujeres llegaron a tener voz de mando en la guerrilla”, explicó Aranguren.

A cambio, entendieron que ser mujer en un grupo armado ilegal significaba renunciar, aplazar o sacrificar aspecto de su universo femenino, como la maternidad.

Por ello, ahora que Colombia se enfrenta al posconflicto, expertos consideran que serán fundamental ofrecerle a las desmovilizadas, sus parejas e hijos garantías básicas para la reinversión y analizar qué hizo posible posible que la guerra  sedujera a estas jóvenes para evitar que la historia se repita.

Al defensor, el Defensor del Pueblo, Carlos Negret, pidió recientemente al Gobierno “garantizar la atención de estos embarazos”.

En ese sentido sugirió que el Hospital Militar, en Bogotá, que durante décadas atendió a soldados heridos en combate, “reoriente sus esfuerzos a la construcción de la paz” y se encargue de prestar servicios médicos a las gestantes y a los recién nacidos.

Ante la ‘avalancha’ de bebés, el delegado del Gobierno en el Mecanismo de Monitoreo y Verificación –MMV – del alto el fuego, contraalmirante Orlando Romero, aseveró que “se van a crear unas zonas de transito aledañas a los campamentos en donde residen los guerrilleros para que las embarazadas puedan ser valoradas y determinar qué debe hacerse con ellas para ayudarlas”.

Una de las futuras nuevas madres es Verónica, de 15 años, quien con mes y medio de embarazo manifestó sentirse “feliz y tranquila” y a la expectativa de que “el futuro de los niños que van a nacer sea mejor”.

Igualmente, Manuela, quien militó por años en las – Farc –, sostuvo que “aunque siempre ha estado a favor de la vida, en la guerra era difícil pensar” en procrear, por lo que en la finalización del conflicto desea demostrarle a su familia y a la sociedad colombiana en general que es capaz de sentir “un inmenso amor” por el hijo que espera.

 Ellas, las primeras 148 madres que tendrán la guerrilla en tiempo de paz, se enfrentarán ahora al desafío de redescubrirse como mujeres, de cambiar las armas por los pañales, y de soñar con construir una familia. 
Publicar un comentario