28 de enero de 2018

Una denostada Reforma Política cae en su último debate en el Senado

"Congreso de la República de Colombia"
"Ministro del Interior, Guillermo Rivera en diálogo con el Senador Roy Barreras" 
"Expresidente de Colombia, Senador y jefe del Centro Democrático, Álvaro Uribe"

Fuente El Heraldo 

"Este proyecto, que hacía parte de los Acuerdos de Paz entre el Gobierno y  las Farc, fue fuertemente criticado durante las últimas semanas por varios sectores"

Durante el último debate del Acto Legislativo de la Reforma Política en la plenaria del Senado, la iniciativa fue hundida y archivada con una votación de 67 a favor y dos en contra.
Este proyecto, que hacía parte de los Acuerdos de Paz entre el Gobierno y  las Farc, fue fuertemente criticado durante las últimas semanas por varios sectores (incluso por quienes la impulsaron) pues en su trámite legislativo, los partidos políticos se encargaron de que perdiera los ‘dientes’ con los que se visionó en un principio por la Misión Electoral Especial (MEE), que fue el comité encargado de diseñar  los cambios para hacer más transparente y eficaz el sistema electoral y político del país.
La Misión de Observación Electoral (MOE), algunos senadores del Partido Liberal, otros de la bancadas de  Cambio Radical y del Partido Conservador y las propias Farc, criticaron la tergiversación que había sufrido la iniciativa. 

Patrocinado por



Cambios
Una de esas alteraciones, por ejemplo, fue el hecho de que la nueva autoridad electoral prevista no iba a perder su origen político, ya que las colectividades partidistas serían las que mantendrían la elección de los miembros de la misma, con lo que se le restaba capacidad de sanción frente a las campañas políticas. 
Se criticó, igualmente, el hecho de que los partidos políticos hubieran incluido, durante los últimos debates, la posibilidad del transfuguismo parlamentario y de las listas de coalición para los partidos grandes en  las elecciones de Congreso en 2018.
Así las cosas, el sistema electoral colombiano se mantiene sin ningún cambio: las listas cerradas y abiertas seguirán siendo opcionales para los partidos políticos; no se podrán hacer coaliciones entre colectividades para las congresionales del próximo año, ni podrá haber transfugismo. De igual forma, la elección de los miembros del Consejo Nacional Electoral seguirá en manos de los partidos políticos. 
El debate en Senado
Durante el debate este miércoles en el Senado, el  ministro del Interior, Guillermo Rivera (uno de los promotores de la reforma), indicó que era preferible “pasar la página de esta reforma política que definitivamente no fue lo que hubiéramos querido”.
El anuncio de Rivera llevó a un airado reclamo del ponente del proyecto, senador Roy Barreras, quien le pidió que fuera él mismo quien de forma clara pidiera el hundimiento y no dejara esa responsabilidad al Senado. 
Aunque Barreras había notificado que a ese proyecto se le habían quitado los temas del transfuguismo, las coaliciones, el límite de permanencia en el legislativo, la reforma al Consejo Nacional Electoral y que tan sólo quedaba el punto sobre adquisición progresiva de derechos a los nuevos partidos políticos, no logró convencer al pleno de la Cámara alta. 
Luego de esto se presentó una proposición en la que se pedía su archivo. 
El ex presidente y jefe del Centro Democrático, Álvaro Uribe, señaló que su bancada no había votado nada del fast track, pero que acompañó el hundimiento del proyecto porque la reforma política como estaba era dañina. 
Desde las Farc se pronunció Jairo Estrada, miembro de Voces de Paz, quien sostuvo que “queremos expresar nuestra inconformidad con otra tarea no cumplida en el proceso de los acuerdos. La reforma como estaba tramitándose para nada correspondía con el espíritu de los acuerdos de La Habana”. 
JEP y Curules de Paz
Una vez decidido sobre el proyecto de la Reforma Política, la plenaria del Senado debe pronunciarse sobre las conciliaciones  de la Justicia Especial para la Paz (JEP) y  de las 16 curules de paz que ya fueron aprobadas en la Cámara de Representantes. 
Ambas etapas legislativas deberán tramitarse hoy, que es cuando termina la vigencia del fast track, pues de lo contrario se hundirían.
Respecto a la conciliación de la JEP, cabe recordar que está por definirse si las inhabilidades para los defensores de DDHH se mantienen vigentes, tal y como se revivió en la aprobación que hizo la Cámara de Representantes.
Publicar un comentario